ernestoc__nesofsky

EL SOFA: La estrella del Salón. Comprarlo con fundamento.

Gestión Estética
hace 2 meses
última modificación:el último mes

Estimados lectores:

Después de haber tratado de los SOFAS en el DILEMA que aún no se ha publicado y en el que doy un repaso, a este importante mueble, que es la primera elección que hay que hacer, cuando se estrena un piso, vamos a tratarlo, desde un punto de vista muy interesante,

Como no es cosa de destripar un bonito y moderno sofá, recién comprado y ya no somos niños, que rompen un juguete, para ver lo que tiene por dentro, vamos a HACER LA AUTOPSIA de un asiento tapizado y saber si hemos acertado en nuestra compra, o nos han vendido, lo que han querido, aprovechando las normales faltas de conocimiento, de todas las personas, ajenas a la fabricación de un mueble de estas características. No se recomienda comprar antigüedades, salvo restauraciones conservadoras y realizadas a la antigua. En el caso de "vintages", resulta más fácil discernir.

Aunque lo primero que se ve de un sofá, es el color y la clase de tela o forro que lo recubre, no es esto lo más importante y sería como evaluar la calidad de un automóvil, por el tipo y color de la pintura de su carrocería, muy parecida en aspecto, en todas las marcas y calidades de coches. No es lo mismo un par de manos cruzadas aplicadas por un robot, después de la inmersión en un baño de imprimación antioxidante, que entre 7 y 20 capas de pintura, totalizando de 30 a 45 kilos, pulidas y abrillantadas a mano, con piel de cordero, que se utilizan en el lacado de la mítica marca inglesa.

Vamos a mostrar como es o debería ser, un sofá por dentro, pero de forma virtual e incruenta:

Tenemos un sofá de calidad promedio, como los que se venden en las tiendas normales y a precios dentro de límites razonables.

ANATOMIA DE UN SOFA COMERCIAL, fabricado en série:


Al meter el serrucho, encontraríamos una estructura o esqueleto interior de madera, normalmente de conífera en crudo y maciza en sus partes resistentes o aglomerado en los planos y tablero de fibras en las curvas, que le dan forma al mueble. Este esqueleto debería tener sus piezas encoladas, grapadas con pistola neumática y uniones con tornillos,.

Sobre la anterior, se encontrará pegada una capa mullida de fibra, con aspecto de algodón y en calidades inferiores, una especie de manta de dos o tres centímetros de espuma de alta densidad. (Color blanco)

El asiento deberá tener un sistema de suspensión metálico de muelles en zig zag, o mejor dispuestos en vertical y sobre una base textil resistente. En su defecto, puede llevar unas tiras elásticas, formando un entramado cruzado y cubierto a la vista por la parte inferior, por una tela o rettor, también grapado.. La parte vista sin los almohadones, presentará la misma tapicería o piel del resto de forma completa o al menos una franja delantera, sobre la plancha de espuma de poliuretano, de alta densidad, Este es el lugar donde se presenta la etiqueta de la marca, si no es inclusero.

El respaldo tiene también los muelles zig zag, o las tiras elásticas, o incluso muelles largos y de poco diámetro, en horizontal, especialmente cuando la estructura es toda de tubo metálico, lo cual no es frecuente ahora.

AUTOPSIA de un sofá moderno de cierta calidad:


Por último viene el tema de los almohadones, que deberían siempre ir provistos de cremalleras y envolviendo a una funda que contendrá espuma de poliuretano de alta densidad en los de asientos y en la calidad más alta será de espuma de latex sin alveolos vistos y de hasta casi 10 cm de espesor, envuelta en fibra de poliéster, que es la antes citada, con aspecto de algodón. (La ideal es el DACRON Fiberfill de Dupont, que está compuesto de filamentos con microespirales, que se presentan muy agradables al tacto, incluso bajo las telas.) Las calidades más altas, pueden tener el núcleo de los asientos con muelles embolsados.

Los almohadones de respaldo, que se apoyarán sobre el asiento, pueden ser de inferior grueso y llevan espuma de menor densidad, pues soportan menos peso, o normalmente sólo fibra de poliéster, como el citado “Dacrón" que es el nombre que le dió su inventor DUPONT..

Los fabricantes menos cuidadosos no hacen diferencia en ésto y los ponen idénticos a los de base y las cremalleras, suelen no existir. Hay diseños, que diferencian una parte inferior o riñonera, con sección abultada y separada por costuras, lo cual es también normal en su parte superior, o posacabezas, si es que existe,

En los diseños modernos, no se contempla la confección con ·vivos o cordón cosido entre tapas y platabandas, debiendo exigirse costuras dobles, como las habituales en los asientos de automóviles, que incluso en éstos, se hacen con hilo de color contrastado, para que se aprecien mejor.

En todos los casos, el comprador, puede apreciar y distinguir los detalles industriales y los remates manuales, más cuidados y estéticos.

Los sofás de alto precio, han sido más manipulados por manos expertas, mientras que los baratos, se tocan apenas lo justo.

Los modelos de BENTLEY, fabricados por LUXURY LIVING GROUP y diseñados por el eminente arquitecto CARLO COLOMBO, tienen estructura de madera de castaño maciza. Los colores abarcan una paleta de tonos cálidos como el marrón claro, el chocolate negro y tonos praliné combinados con colores desde el gris cuarzo al Borgoña o avellana. La fina piel está acolchada con costuras de rombos o diamantes, de tacto suave y muy refinado.







Una salvedad, es que no he hecho mención a la construcción a la antigua usanza, que presentan las antigüedades y los “vintages”, donde no se verán espumás plásticas y si fibras de crin vegetal y hasta crin auténtica de caballo, aparte de plumón de oca, europea y tachuelas “celosía” de hierro negro, las ocultas y de cabeza bronceada, clavadas en cordón a la vista, con un martillo especial. Arpillera (Tela de saco) y muelles cobrizados de más vueltas en asientos, que en respaldos. atados a mano, denotan la calidad superior, ahora impensable.

Si puedes, compra una antigüedad bien restaurada, o un vintage de más de cincuenta años y lo disfrutarás, con todos los sentidos, con la intima satisfacción de quien posée una joya.



Las espumas de poliuretano (Polieter) se clasifican en baja, media y alta densidad. Cuando hablamos de alta densidad, deberíamos referirnos a los materiales con más de 35 kg/m3, las de media densidad irían desde los 25 a los 30 kg/m3 y las de baja densidad,.serían las de 10 hasta 23 kg/m3. El color suele corresponder a cada clase, pero no todos los fabricantes, lo toman como norma. La viscolástica de los colchones, es una densidad mucho mayor y con cualidades de memoría y mayor recuperación.

Todas intentar suplantar a la espuma de LATEX, sin conseguirlo y se inventaron por el Sr. BAYER en la 2ª Guerra Mundiial.

Termino mencionando un error muy común. Ahora es normalísimo hablar de sofás con "chaise longue" lo cual es alardear de incultura. Como expongo en el artículo 1º aún inédito, "chaise longue" es otra cosa muy distinta y tiene otras connotaciones. Lo correcto es hablar de sofás con península, lo cual es casi de rigor, referido a Cocinas, que llegan a contener "islas". Que nadie se sienta ofendido por lo de "incultura" pués tiene su graciia. En Madrid existe una glorieta que se llama de las PIRAMIDES y lo que hay es un par de OBELISCOS y nadie va a atreverse a subsanar el error. Yo me conformo con que se acepte el término "CHESLON", que es un barbarismo, pero cosas peores ha dado por buenas la RAE.

Comentarios (10)

España
Personalizar mi experiencia con el uso de cookies

Al continuar en este sitio o utilizar esta aplicación, acepto que el grupo Houzz pueda utilizar cookies y tecnologías similares para mejorar sus productos y servicios, ofrecerme contenido relevante y personalizar mi experiencia. Saber más.